El peronismo se percibe como una religión

—El peronismo está cumpliendo 75 años. ¿Cómo explica su vigencia en un país que tiene casi la mitad de la población en la pobreza y una enorme cantidad de personas en la indigencia? Dado que gobernó la mitad de los 75 años no se puede decir, a juzgar por los resultados, que haya sido un éxito.

—Para un partido o movimiento político es una larga vigencia; para una religión, no. Las religiones pueden ser milenarias. La dimensión religiosa de los fenómenos populistas la vemos precisamente mirando la familia a la que pertenece el peronismo.

• • •

—¿Por qué estamos entrampados en la dinámica peronismo-antiperonismo?

—El peronismo no perdió su origen esencialmente religioso, de un movimiento que se percibe como una religión secularizada, como la religión de la nación. El efecto es seguir dividiendo el país en dos partes, nosotros y ellos, el Bien y el Mal. El peronismo sigue pensando que sus valores, funcionen o no, son los correctos. Son los que corresponden. La sustitución de importaciones, aunque haya fracasado, sigue siendo el camino correcto. La persecución a la empresa privada, al mérito, a la iniciativa individual, mil veces se vio en la historia que no dan resultado. Pero siguen con esto porque es lo que corresponde a su libreto. Se está en contra de la verdad del otro. Eso no es dialéctica política, es una guerra de religiones.

• • •


Accede o Regístrate para comentar.